Suscríbete a nuestro newsletter y te mantendremos informado de los temas que te interesan.
 
 
Regístrate y recibe nuestro newsletter
 
 
     
   
La fuerza de una vocación
 
   

Adriana Suárez y Pablo Mira encarnan las inquietudes de los jóvenes investigadores españoles, expectantes ante el futuro laboral

Pablo Mira está cautivado por lo que él llama «la elegancia interna de las matemáticas», una cualidad que consiste en poner orden allí donde aparentemente impera el desorden. Lo que fascina a Adriana Suárez es que en matemáticas no hace falta tener fe, todo es demostrable. «No tienes que creerte nada porque sí, todo tiene su por qué», afirma. Ambos, él de 31 años y profesor en la Universidad Politécnica de Cartagena, y ella con 24 y a punto de comenzar su tesis en la Universidad de Oviedo, están empeñados en hacer de su vocación su forma de vida, transformando su pasión por los números en una actividad productiva. La investigación y la docencia son su futuro y la intensidad de su vocación hace que acepten sus inconvenientes con naturalidad.

Los esfuerzos de Pablo Mira comienzan a dar fruto ahora, cinco años después de la lectura de su tesis doctoral en la Universidad de Murcia. Esta misma semana, durante la inauguración en Oviedo del Congreso de la Sociedad Matemática Española, recibió el premio «José Luis Rubio de Francia», que reconoce su contribución a la resolver problemas geométricos, concretamente al problema de Bernstein en el espacio de Heisenberg.

Pero también es él, envuelto ya en las obligaciones familiares, quien mejor conoce los sinsabores del camino elegido. «Cuando era becario dedicaba diez o doce horas a la investigación, ahora dispongo de las horas en las que mi hija está en la guardería», reconoce. La pequeña Lucía, de 3 años, absorbe todo su tiempo libre, que antes repartía entre el baloncesto, el tenis y la guitarra. «Ésta es una carrera exigente, con alta dedicación, no de horas sino de obsesión: te vas a casa con el problema puesto», añade. Y es una actividad, añade, que obliga a ejercitar la modestia: «Cuando intentas resolver un problema y no lo consigues, tienes que aceptar que no eres tan inteligente como crees».

Adriana Suárez aún no se plantea la conciliación entre trabajo y familia. «Hay tiempo para todo», dice, y reconoce, con la mirada fija en su colega, que «dentro de unos años yo me conformaría con estar como él». La estudiante, que ha vivido entre Astorga y Oviedo, prepara su tesis en criptografía con la profesora Consuelo Martínez y en septiembre iniciará una estancia de un año como becaria en Florida. «No es imprescindible salir al extranjero para investigar, pero es bueno», comenta la joven matemática. Regresar, cuando se ha desarrollado una carrera fuera, ya no es tan difícil como hace unos años, sostiene Pablo Mira. «Eso está mejorando y ya veremos cómo evoluciona con esta crisis. Hay iniciativas muy interesantes como las becas "Ramón y Cajal" y las "Juan de la Cierva"», comenta.

Los matemáticos juegan con una ventaja: la investigación, en este campo, no requiere grandes inversiones, a excepción de los ordenadores. «Los matemáticos salimos muy baratos: trabajamos con papel, lápiz y papelera», afirma Mira. La estabilidad laboral, el estado perfecto en el que los investigadores podrían conjugar vocación y vida, está lejos. «Hacen falta más puestos de investigación a tiempo completo», considera el investigador murciano.

¿No les tientan los salarios de la empresa privada? Adriana Suárez no muestra demasiado interés por el dinero. «Hay quien prefiere granar más aunque no le guste lo que hace. Yo no soy así, pero quizá deberían aumentar los sueldos en la Universidad», indica. «La Universidad está demasiado basada en la vocación», agrega Mira, «y acabamos haciendo un trabajo que va más allá de lo que se nos exige».

«Los comienzos son bonitos, pero muy difíciles», precisa Pablo Mira, agradeciendo el premio «José Luis Rubio de Francia». Los dos jóvenes confían en que la crisis económica no arrase los logros de estos años, que han colocado a España entre las diez potencias mundiales en matemáticas. «Se estaban creando institutos de investigación y espero que no se produzca una recesión. Es algo que merece la pena mantener», según Mira. Su compañera sólo expresa un modesto deseo: «Que no nos toquen a nosotros las consecuencias», y lo dice sobre todo pensando en su futuro como docente e investigadora en una Universidad.

La Nueva España, 8 de Febrero de 2009

 
woolrich Uomo Parka moncler outlet italia moncler outlet milano moncler uomo prezzi giubbotti moncler uomo Piumini moncler outlet outlet moncler milano woolrich prezzi outlet Woolrich Outlet Online woolrich parka uomo Woolrich parka uomo Woolrich Prezzi Bassi manolo blahnik zapatos manolo blahnik precio manolo blahnik españa manolo blahnik outlet manolo blahnik precios manolo blahnik günstig kaufen manolo blahnik günstig kaufen manolo blahnik deutschland manolo blahnik berlin カナダグース 2016 カナダグース ジャスパー